Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Alma vs Psique

Para Giegerich el alma no es una entidad (un ente positivo o metafísico), ni un valor, ni una capacidad, ni una función, ni ocupa espacio, ni es un concepto sagrado (ideas que entresaco de tus citas), no pertenece a una dimensión reificada, ontologizada, positivizada, como Jung y seguidores y tú mismo conciben lo inconsciente, más bien es propia de una dimensión lógica cuyo ámbito es el de la pre-existencia negativa. Es una actividad cuya metáfora alquimista es la del Opus Magnum: La concepción de G. del alma supone un paso de la ontología a la lógica, el alma como proceso dialéctico. En su artículo, ¿Es “profunda” el alma? Introduciéndose y siguiendo el movimiento lógico del “Fragmento 45” de Heráclito, Giegerich, siguiendo el texto de Heráclito afirma:

“Su interés es por el alma, pero como el alma no puede tratarse directamente, este estilo de investigación psicológica tiene que asumir la forma de comentario sobre “documentos del alma” dados. La pregunta psicológica no es ni puede ser qué y cómo es el alma, sino cómo se refleja el alma en sus manifestaciones. No somos tan ingenuos como para querer confrontar el alma directamente. Hemos entendido que la psicología es el estudio del reflejo en algún espejo y no el estudio de aquello de lo cual la imagen en el espejo es un reflejo. Esta vuelta hacia lo ya reflejado no es un truco para después de todo llegar al alma, la cual de otro modo es invisible, ni un segundo mejor sustituto en lugar de "la cosa real". Por el contrario, sabemos que lo ya reflejado es "la cosa real" de la psicología.”

El alma para Giegerich pertenece o se refiere a un “mundo invertido (o boca abajo)” (Hegel), es contra naturam, es absoluta interioridad. Como ves, conceptos e ideas que tomaría mucho poder elucidar cabalmente. Por eso y como el autor escribe: “Por ello he dicho que el discurso psicológico tiene que ser en sí mismo un borde cortante ”. Esto es, “tiene que ser como la negación del ego, y el psicólogo... tiene que hablar como alguien ya muerto” . Jung ya había dicho que “sólo aquellos que están relativamente cercanos a la muerte” entienden su pensamiento.

En palabras de Giegerich:

"'[*P]*syche' Es la palabra frecuentemente, no siempre, utilizada por la psicología científica, una palabra que, en el fondo, es siempre tecnológica, motivada por un interés tecnológico. Es un constructo purificado, artificial abstracto y decididamente ahistórico, (es decir, construida por el sujeto humano, un producto del ego [intelecto abstracto]), filtrado de todas las connotaciones, prejuicios, preconcepciones, tonalidades de sentimiento, asociaciones. Pero una psicología real no tiene que evitar y así excluir todas las connotaciones tradicionales y prejuicios. Los tiene que incluir en su propia noción básica. Porque son en si mismos parte del alma imaginándose a si misma, su hablar sobre si misma. "Alma" por contraste está arraigada. Está dada a la psicología por la historia, por la tradición, por tanto, por el alma misma. Precede al moderno "ego." Es por tanto psicológicamente real (en contraste a artificialmente construida). Incluir todas las connotaciones etc. en la idea raíz de la psicología no implica que uno las adopta acriticamente. Al contrario, sólo por incluirlas puede ellas ser criticamente examinadas y puede uno vigilarlas de cerca. Aunque nuestra psicología no es la vieja psicología religiosa o metafísica, tiene, no obstante, que utilizar los términos viejos. El vino nuevo ha de ser puestos en odres viejos, porque sólo entonces dejamos espacio para la transformación, más que para la sustitución (lo cuál siempre dejaría lo viejo sin cambios detrás)."

Go to top