Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Comunicación: la unidad basada en la distancia

Fragmento de W. Giegerich

extraído de Giegerich W. (2013). Neurosis. The Logic of a Metaphysical Illness. New Orleans: Spring Journal Inc.

En las relaciones y la comunicación con los demás, sobre todo con los amigos, puede haber la idea neurótica de que las propias opiniones deben ser inmediatamente convincentes para la otra persona, que los propios sentimientos y gustos deberían ser totalmente compartidos por él o ella. Si un regalo a otra persona no fue recibido con entusiasmo, y recibió sólo un cortés "gracias" (porque el regalo no era del gusto de la persona), este puede entonces ser recibido de un modo tan devastador  como un insulto e incluso puede llegar a implicar una ruptura de la relación. Además de ser un malentendido neurótico, esto también es una falta moral. En lo que respecta a la moral, tiene el carácter de una transgresión, una falta de respeto a la integridad y la libertad del otro. Psicológicamente viene a ser una apropiación del otro, reclamándolo para uno mismo. El problema neurótico es la insistencia en una unidad dialéctica sin separación, en una situación en la que la conexión íntima, personal, y quizás entre dos personas se interpreta como si se tratara de una unidad física (en analogía a la unidad madre ~ embrión a través de un cordón umbilical) y no es vista como una relación humana, civilizada, fundamentalmente, mediada, lingüística. Expresar la propia opinión, no debería concebirse como una especie de inyección en la otra persona. El contacto con los demás, incluso entre amigos cercanos, es sólo civilizado si, en sentido figurado, se ​​visualiza una mesa entre ellos, significando a la vez la separación y la conexión de ellos.

Hablar con los otros es entonces un colocar nuestra propia opinión sobre esta mesa y el ofrecer a la otra persona la libertad de ignorarla,  dejarla sobre la mesa o de recogerla; y en este segundo caso, de entenderla correctamente o mal interpretarla, que le guste y esté de acuerdo con ella o que no esté de acuerdo y la rechace. Por paradójico que pueda parecer, la verdadera comunicación consta de dos actos discretos (independientes) en lugar de en una migración continua de un contenido desde una persona a la otra.

                                   Hablante -----> lo que se dice // lo que se escucha <-------- Oyente

Las dos líneas verticales representan " la mesa" y marcan la no-identidad o brecha fundamental entre "lo que se dice" y "lo que se escucha", incluso en los casos en que no haya malentendidos, sino congruencia y "comunicación". El acto de la escuchar/comprender es creativo (reproductivo), no meramente receptivo.

Tags: 
Go to top