Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

El coraje de ser nada

Fragmento de W. Giegerich

extraído de Giegerich W. (2013). Neurosis. The Logic of a Metaphysical Illness. New Orleans: Spring Journal Inc.

Una mujer dice que no puedo dejarse ir y ser ella, porque ella no es nada, un vacío. Pero este vacío es la primera inmediatez de su propio ser. Su tarea psicológica es ponerse de pie para respaldar esta nada en la que se experimenta a sí misma. No necesita ningún "coraje de ser, " Tillicheano, sino todo lo contrario, el valor de ser nada, para hacer frente al riesgo de perdición. Sólo a través de un abandonarse al riesgo de estar vacía, débil, "mal", estúpida, podrá descubrir quién es realmente y así encontrar su propio suelo firme. Esta es también la razón por Jung pudo advertir al terapeuta en contra del uso de "sugerencias, insinuaciones, o cualquier otro método de persuasión" (podríamos añadir a esta lista : consuelo), ya que "en última instancia todo ello "prueba no ser nada más que un obstáculo para la experiencia  más alta y decisiva de todas, la cual se da solo con el estar a solas con su propio si misma [del paciente] o de cualquier cosa que se  llame a la objetividad del alma. La paciente simplemente tiene que estar sola para averiguar qué es lo que la apoya cuando ya no puede sostenerse. Sólo esta experiencia le puede dar un fundamento indestructible " (CW 12 §32, trad. modif., la cursiva es mía).

Que ella no es nada, por supuesto, una fantasía, no una realidad. Por lo tanto su miedo a ir dejarse ser no tiene el carácter de una evitación. Más bien, al conjurar esta fantasía aparentemente "devastadora" el alma neurótica celebra su insistencia en ser algo, una sustancia sólida.

Tags: 
Go to top