Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

La dependencia de los demás

Fragmento de W. Giegerich

extraído de Giegerich W. (2013). Neurosis. The Logic of a Metaphysical Illness. New Orleans: Spring Journal Inc.

Cuando está solo, un paciente no tiene no tiene ninguna motivación. Está como paralizado. Pero en el momento que él está con alguna otra persona, siempre tiene ideas acerca de lo que podrían hacer. Entonces la vida vuelve a él. Erich Fromm escribió un libro titulado El hombre por sí mismo. Este paciente vive exactamente lo contrario. Se podría decir que él evita ser él mismo, pero es psicológicamente más correcto decir que en este síntoma de su apatía, su estar aburrido, sin tener idea de lo que debe hacer consigo mismo cuando está solo, el alma neurótica se niega a aceptar la soledad fundamental de sí misma como alma nacida y por el contrario celebra su insistencia en sentirse conectada con el alma primordial, aquí representado por una especie de pars pro toto, por otros seres humanos empíricos.

No tendría sentido pensar en esta apatía en términos de un problema con el ánima. Esto no haría más que glorificar y mistificar su neurosis y distraer de la verdadera cuestión: su inconsciente desear y querer su apatía para la celebración de lo Absoluto.

Tags: 
Go to top